miércoles, 28 de marzo de 2012

••• You wasn't there.

Publicado por Proximaati en 5:54
Reacciones: 
0 comentarios
¿Ves esta foto? Yo aquí, parada frente al mar.
Resulta que estaba ante aquella inmensidad, y empecé a tomar piedras, y con un poco de irá y con otro poco de tristeza, las arrojaba con violencia, para que pegaran contra las olas, para reclamarle al océano su infinitud que me hace notar la gran distancia que me separa de ti, por estar ahí y hacerme sentir tan pequeña, tan nada, tan lejana.
Estaba furiosa lanzando piedras, las tiraba con muchísima fuerza, como con ganas de que en una de esas, se soltara mi corazón y llegara medio volando y medio nadando, del otro lado, allí donde tú estás, allí donde tú esperaras.
Sin embargo, lo único que se soltó fue mi pulsera, aquella que tú un día me regalaste, ¿recuerdas? Con perlas y piedras turquesas. Se soltó y se rompió. Y lo vi como si fuera en cámara lenta, todas las pequeñas piezas flotando en el aire, y de pronto: plaf. Perdidos en la inmensidad. Desesperada, me puse a buscarlas, mas encontré sólo dos o tres perlas.
Y todo lo demás se hundió.
Y todo lo demás se olvidó.
Y me quedé con la muñeca desnuda mirando al mar.
Y no sé por qué, ni sé cómo, me di cuenta de que tú no estábas del otro lado. Que yo te mandé mi corazón hace tiempo y tú nunca lo recibiste... lo dejaste hundir. Lo olvidaste. Pues tú no me estabas esperando.
Y yo me quedé con el pecho desnudo mirando al mar...

sábado, 24 de marzo de 2012

••• Something is lost

Publicado por Proximaati en 5:19
Reacciones: 
0 comentarios
Como si hubiera perdido algo. Esa es la sensación que tengo ahora mismo.
Como si fueras solo un espejo de lo que algún día fuiste conmigo, cómo si estuvieras ahí pero sin poder mirarte a los ojos y encontrarte, como si alzara mi mano pero nunca llegara a tocarte. Como si caminara sola por la calle, en vez de contigo.
Y a veces, tu risa aparecía de la nada, atravesaba espejos, atravesaba sombras. E iluminaba todo, y me tocaba, y te sentía. Y quería besarte pero no encontré tus labios. Quizás sea porque olvidé donde están los míos.
Y de pronto me di cuenta de que me congelé teniendo un fuego al lado.

viernes, 16 de marzo de 2012

••• Box

Publicado por Proximaati en 22:33
Reacciones: 
0 comentarios
Como de costumbre, mi vida esta inundada de mudanzas. Hoy, realizando nuevamente otra de ellas, encontre una bolsita, y dentro de aquella bolsita una caja. Una caja que, sólo con verla, sentí que mi corazón latía con tanta fuerza que parecía que quería salir de mi pecho corriendo... quizás hasta sus brazos.
Y como siempre fui un poco masoquista, me se senté, puse nuestra canción, y reteniendo las lágrimas lo mejor que pude, empecé a abrirla. Fue como sambullirme a un mar de recuerdos. Había de todo allí: pétalos de rosas, billetes de autobús, entradas de cine, notas entre nosotros e infinitud de más cosas que sólo tienen un significado para ti y para mí.
Pero lo que más me llamó la atención de todo aquello fue que a cada cosa que iba agregando a la caja, le ponía fecha. A todo. Encontré una pequeña piedra envuelta en papel con una nota que decía: "Primer día de playa juntos", y luego, la fecha. Como si hubiera querido dejar constancia de cada cosa que hacíamos juntos, como si quisiera inmortalizar cada momento. Tantas cosas que no recordaba hasta volver a abrir aquella pequeña caja... y revivir el momento como si hubiese sido ayer. 
Quizás por eso algún día empecé a armarla. Porque sabía que algún día me faltarías, y en cambio asi, yo podría llevarte a donde sea que fuera. Porque ahí estas tú, estamos nosotros. Está todo el amor de una relación. Y no hay distancia, ni mudanza que pueda separarme de esto, de poder recordarte siempre que me de la gana, de que, cuando esté muerta en vida, cuando esté cansada de no sentir, pueda abrirla... y pueda volver a escuchar latir a mi corazón.

miércoles, 28 de marzo de 2012

••• You wasn't there.

¿Ves esta foto? Yo aquí, parada frente al mar.
Resulta que estaba ante aquella inmensidad, y empecé a tomar piedras, y con un poco de irá y con otro poco de tristeza, las arrojaba con violencia, para que pegaran contra las olas, para reclamarle al océano su infinitud que me hace notar la gran distancia que me separa de ti, por estar ahí y hacerme sentir tan pequeña, tan nada, tan lejana.
Estaba furiosa lanzando piedras, las tiraba con muchísima fuerza, como con ganas de que en una de esas, se soltara mi corazón y llegara medio volando y medio nadando, del otro lado, allí donde tú estás, allí donde tú esperaras.
Sin embargo, lo único que se soltó fue mi pulsera, aquella que tú un día me regalaste, ¿recuerdas? Con perlas y piedras turquesas. Se soltó y se rompió. Y lo vi como si fuera en cámara lenta, todas las pequeñas piezas flotando en el aire, y de pronto: plaf. Perdidos en la inmensidad. Desesperada, me puse a buscarlas, mas encontré sólo dos o tres perlas.
Y todo lo demás se hundió.
Y todo lo demás se olvidó.
Y me quedé con la muñeca desnuda mirando al mar.
Y no sé por qué, ni sé cómo, me di cuenta de que tú no estábas del otro lado. Que yo te mandé mi corazón hace tiempo y tú nunca lo recibiste... lo dejaste hundir. Lo olvidaste. Pues tú no me estabas esperando.
Y yo me quedé con el pecho desnudo mirando al mar...

sábado, 24 de marzo de 2012

••• Something is lost

Como si hubiera perdido algo. Esa es la sensación que tengo ahora mismo.
Como si fueras solo un espejo de lo que algún día fuiste conmigo, cómo si estuvieras ahí pero sin poder mirarte a los ojos y encontrarte, como si alzara mi mano pero nunca llegara a tocarte. Como si caminara sola por la calle, en vez de contigo.
Y a veces, tu risa aparecía de la nada, atravesaba espejos, atravesaba sombras. E iluminaba todo, y me tocaba, y te sentía. Y quería besarte pero no encontré tus labios. Quizás sea porque olvidé donde están los míos.
Y de pronto me di cuenta de que me congelé teniendo un fuego al lado.

viernes, 16 de marzo de 2012

••• Box

Como de costumbre, mi vida esta inundada de mudanzas. Hoy, realizando nuevamente otra de ellas, encontre una bolsita, y dentro de aquella bolsita una caja. Una caja que, sólo con verla, sentí que mi corazón latía con tanta fuerza que parecía que quería salir de mi pecho corriendo... quizás hasta sus brazos.
Y como siempre fui un poco masoquista, me se senté, puse nuestra canción, y reteniendo las lágrimas lo mejor que pude, empecé a abrirla. Fue como sambullirme a un mar de recuerdos. Había de todo allí: pétalos de rosas, billetes de autobús, entradas de cine, notas entre nosotros e infinitud de más cosas que sólo tienen un significado para ti y para mí.
Pero lo que más me llamó la atención de todo aquello fue que a cada cosa que iba agregando a la caja, le ponía fecha. A todo. Encontré una pequeña piedra envuelta en papel con una nota que decía: "Primer día de playa juntos", y luego, la fecha. Como si hubiera querido dejar constancia de cada cosa que hacíamos juntos, como si quisiera inmortalizar cada momento. Tantas cosas que no recordaba hasta volver a abrir aquella pequeña caja... y revivir el momento como si hubiese sido ayer. 
Quizás por eso algún día empecé a armarla. Porque sabía que algún día me faltarías, y en cambio asi, yo podría llevarte a donde sea que fuera. Porque ahí estas tú, estamos nosotros. Está todo el amor de una relación. Y no hay distancia, ni mudanza que pueda separarme de esto, de poder recordarte siempre que me de la gana, de que, cuando esté muerta en vida, cuando esté cansada de no sentir, pueda abrirla... y pueda volver a escuchar latir a mi corazón.
 

PROXIMA A TI Copyright © 2012 Design by Antonia Sundrani Vinte e poucos