viernes, 25 de febrero de 2011

••• I let it go...

Publicado por Proximaati en 4:25
Reacciones: 
7 comentarios
Es tan solo que cuando no se tienen muchas cosas agradables en la vida, una se aferra a esos pequeños detalles. Tomo cada día ese autobús esperando encontrarte, esperando subir y encontrarme con tus ojos, mirándome. Pero últimamente ya no estás...Al bajarme siempre me acuerdo y digo "esta fue la esquina en donde él me alcanzó y me paró... y aquella otra, fue donde nos despedimos con un beso despues de intercambiar nuestras primeras palabras". Es una tontería, lo sé. Pero es mi pequeña tontería, esa que espero que vuelva a pasar algún día. A veces pienso en hacer alguna locura por verte.. pero luego me doy cuenta que ya en sí es una locura pensar en hacer una locura por alguien que a penas conozco. Y lo dejo pasar. Lo dejo como espero que pase tu recuerdo, esas ganas de volver a encontrarte, esa sensación de que falta algo si no te veo.

miércoles, 16 de febrero de 2011

••• Bus

Publicado por Proximaati en 3:58
Reacciones: 
2 comentarios
Cuando se viaja todos los días en el mismo autobús, en el mismo horario durante casi todos los días... es invevitable conocerse el autobús entero. Me refiero a las personas que viajan en él, dónde se baja cada uno de ellos, quienes antes, quienes en la misma parada que una misma. Que días se los ve, cuales no. Dónde van. Y hasta se busca algo para nombrarlos: la embarazada, el carnicero, la chica de la cicatriz en el pecho, el chico raro de ojos verdes. Me pregunto cómo me llamarán ellos. Hay veces en las que me siento realmente tentada de hablar con alguno. De preguntarles cómo se llaman para dejar de usar mis etiquetas, y quejarnos juntos de que toca otro largo día de trabajo. Otras veces, esperando en la parada, cuando los veo, no sé si debo saludarnos o no. Porque son unos extraños, pero unos extraños a los que veo todos los días. Nunca les hablé a pesar de mis ganas... por lo típico de no quedar como una pesada que busca conversación cuando todos van con la mente pensando en llegar a casa. Donde seguramente, alguien los espere. Quizás sea eso. Quizás yo sienta que ya no tenga a nadie con quien hablar al llegar a casa y necesite desesperadamente algo de tacto humano. Quizás no, quizás a todos nos pase igual.
Me paso todos los días diciendome a mí misma que algún día les hablaré. Pero en el fondo sé que no es verdad, sé que seguirán pasando los días, seguiré usando mis etiquetas para cada uno de ellos, y seguiré imaginando sus vidas. Sé que antes de que empiece a hablarles dejaré de tomar ese autobús algún día, dejaré de ver esos mismos rostros día tras día. Y los olvidaré con tremenda facilidad. Porque no fueron nada en mi vida, porque no fui nada en sus vidas.

jueves, 10 de febrero de 2011

••• I need something, I need someone

Publicado por Proximaati en 18:50
Reacciones: 
0 comentarios
Intento obligarme a escribir pero lo cierto es que no hay nada nuevo sobre lo que escribir. Sólo se me ocurren frases que expresen mi desesperación porque el tiempo transcurra más deprisa, o porque mi corazón se despierte y vuelva a sentir. Dejando de un lado a todo aquello, hay un enorme vacío.
Necesito algo, necesito a alguien... que me haga revivir.

viernes, 25 de febrero de 2011

••• I let it go...

Es tan solo que cuando no se tienen muchas cosas agradables en la vida, una se aferra a esos pequeños detalles. Tomo cada día ese autobús esperando encontrarte, esperando subir y encontrarme con tus ojos, mirándome. Pero últimamente ya no estás...Al bajarme siempre me acuerdo y digo "esta fue la esquina en donde él me alcanzó y me paró... y aquella otra, fue donde nos despedimos con un beso despues de intercambiar nuestras primeras palabras". Es una tontería, lo sé. Pero es mi pequeña tontería, esa que espero que vuelva a pasar algún día. A veces pienso en hacer alguna locura por verte.. pero luego me doy cuenta que ya en sí es una locura pensar en hacer una locura por alguien que a penas conozco. Y lo dejo pasar. Lo dejo como espero que pase tu recuerdo, esas ganas de volver a encontrarte, esa sensación de que falta algo si no te veo.

miércoles, 16 de febrero de 2011

••• Bus

Cuando se viaja todos los días en el mismo autobús, en el mismo horario durante casi todos los días... es invevitable conocerse el autobús entero. Me refiero a las personas que viajan en él, dónde se baja cada uno de ellos, quienes antes, quienes en la misma parada que una misma. Que días se los ve, cuales no. Dónde van. Y hasta se busca algo para nombrarlos: la embarazada, el carnicero, la chica de la cicatriz en el pecho, el chico raro de ojos verdes. Me pregunto cómo me llamarán ellos. Hay veces en las que me siento realmente tentada de hablar con alguno. De preguntarles cómo se llaman para dejar de usar mis etiquetas, y quejarnos juntos de que toca otro largo día de trabajo. Otras veces, esperando en la parada, cuando los veo, no sé si debo saludarnos o no. Porque son unos extraños, pero unos extraños a los que veo todos los días. Nunca les hablé a pesar de mis ganas... por lo típico de no quedar como una pesada que busca conversación cuando todos van con la mente pensando en llegar a casa. Donde seguramente, alguien los espere. Quizás sea eso. Quizás yo sienta que ya no tenga a nadie con quien hablar al llegar a casa y necesite desesperadamente algo de tacto humano. Quizás no, quizás a todos nos pase igual.
Me paso todos los días diciendome a mí misma que algún día les hablaré. Pero en el fondo sé que no es verdad, sé que seguirán pasando los días, seguiré usando mis etiquetas para cada uno de ellos, y seguiré imaginando sus vidas. Sé que antes de que empiece a hablarles dejaré de tomar ese autobús algún día, dejaré de ver esos mismos rostros día tras día. Y los olvidaré con tremenda facilidad. Porque no fueron nada en mi vida, porque no fui nada en sus vidas.

jueves, 10 de febrero de 2011

••• I need something, I need someone

Intento obligarme a escribir pero lo cierto es que no hay nada nuevo sobre lo que escribir. Sólo se me ocurren frases que expresen mi desesperación porque el tiempo transcurra más deprisa, o porque mi corazón se despierte y vuelva a sentir. Dejando de un lado a todo aquello, hay un enorme vacío.
Necesito algo, necesito a alguien... que me haga revivir.
 

PROXIMA A TI Copyright © 2012 Design by Antonia Sundrani Vinte e poucos