viernes, 17 de junio de 2011

••• Someone will find my heart

Publicado por Proximaati en 3:51
Reacciones: 
Ya sé que ha pasado ya un tiempo, y aunque me alegre por ti, también me entristece un  poco verte con novia. No porque te siga queriendo... que sí, claro que te sigo queriendo, pero ya no de aquella manera. Lo único que me duele ahora es ver lo rápido que me has olvidado... lo cual me hace preguntarme si realmente me querías como decías. ¿Eres tú? ¿Eres tú el que olvida demasiado pronto o soy yo la que nunca aprendió a olvidar? Quizás es un poco de ambas. Quizás sea que además de llevar todo lo que no olvido, me queda el dolor de ver como a los demás les deja de importar todo aquello que en un entonces fue lo más importante. De que lo fuera todo a que sea nada.
Yo aun no estoy con nadie... por muchas razones. No he encontrado a nadie que me llame la atención todavía. Y si lo encontrara, creo que no me daría cuenta. Pues no sé donde quedó mi corazón, en que parte de este mundo lo dejé y a manos de quién. No estoy preparada para volver a amar, y no porque no quiera. Lo que más me preocupa es que siento que no puedo, por más que quiera.

Te mereces ser feliz. Y creo que yo también... sé que algún día, quizás en una noche fría, en algun lugar de este mundo, sea cuando sea, alguien encontrará de mí la parte que me falta. Se percatará de que quizás, enredado entre las ramas de un árbol, o atrapado entre las rocas de un río, se encuentra mi corazón. Y con un poco de suerte, me lo traerá de vuelta... y me ayudará a sanarlo.

Pero de momento, no me queda más que ver como todos siguen adelante. Y yo me quedo atrás aun preguntándome "¿por qué...?"

5 comentarios:

- Loreena. on 17 de junio de 2011, 19:20 dijo...

No sabes cómo te entiendo...
Es cierto que después de vivir una historia bonita con alguien a quien has querido mucho, te cuesta continuar sin él, y parece que jamás vas a encontrar a alguien que te haga sentir lo mismo... Pero dicen que cada vez que uno ama lo hace de una manera distinta ¿no? Asi que ánimo, ya verás como dentro de poco te sientes mejor :) Y quien sabe, quizás alguien que encuentre tu corazón ;)
Un besazo!

Style Girl on 20 de junio de 2011, 6:38 dijo...

que hermoso texto ! es tan cierto y refleja tanto lo que estoy pasando !
Te felicito ! es genial !
Pasate a leerme cuando gustes !
un beso

David C. on 21 de junio de 2011, 21:04 dijo...

Excelente post.

Muñekita Cat on 22 de junio de 2011, 18:31 dijo...

Tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

me respondes a munekitacat@gmail.com

besos

Catherine

For the heart i once had on 3 de julio de 2011, 18:00 dijo...

Mmmmm yo nunca me he enamorado, pero... he llegado a querer a una persona que se lo llevó, que me destrozó de la peor manera, pero hoy te puedo asegurar que después de lo que enteré lo encontré, lo sujetó muy fuerte, y todavía lo tengo acá conmigo.
Ánimos, vas a encontrar a una persona que te llene, y que te lo devuelva.

COMO ME GUSTAN TUS TEXTOSS!♥ hace mucho que no pasaba.

Publicar un comentario

viernes, 17 de junio de 2011

••• Someone will find my heart

Ya sé que ha pasado ya un tiempo, y aunque me alegre por ti, también me entristece un  poco verte con novia. No porque te siga queriendo... que sí, claro que te sigo queriendo, pero ya no de aquella manera. Lo único que me duele ahora es ver lo rápido que me has olvidado... lo cual me hace preguntarme si realmente me querías como decías. ¿Eres tú? ¿Eres tú el que olvida demasiado pronto o soy yo la que nunca aprendió a olvidar? Quizás es un poco de ambas. Quizás sea que además de llevar todo lo que no olvido, me queda el dolor de ver como a los demás les deja de importar todo aquello que en un entonces fue lo más importante. De que lo fuera todo a que sea nada.
Yo aun no estoy con nadie... por muchas razones. No he encontrado a nadie que me llame la atención todavía. Y si lo encontrara, creo que no me daría cuenta. Pues no sé donde quedó mi corazón, en que parte de este mundo lo dejé y a manos de quién. No estoy preparada para volver a amar, y no porque no quiera. Lo que más me preocupa es que siento que no puedo, por más que quiera.

Te mereces ser feliz. Y creo que yo también... sé que algún día, quizás en una noche fría, en algun lugar de este mundo, sea cuando sea, alguien encontrará de mí la parte que me falta. Se percatará de que quizás, enredado entre las ramas de un árbol, o atrapado entre las rocas de un río, se encuentra mi corazón. Y con un poco de suerte, me lo traerá de vuelta... y me ayudará a sanarlo.

Pero de momento, no me queda más que ver como todos siguen adelante. Y yo me quedo atrás aun preguntándome "¿por qué...?"

5 comentarios:

  1. No sabes cómo te entiendo...
    Es cierto que después de vivir una historia bonita con alguien a quien has querido mucho, te cuesta continuar sin él, y parece que jamás vas a encontrar a alguien que te haga sentir lo mismo... Pero dicen que cada vez que uno ama lo hace de una manera distinta ¿no? Asi que ánimo, ya verás como dentro de poco te sientes mejor :) Y quien sabe, quizás alguien que encuentre tu corazón ;)
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. que hermoso texto ! es tan cierto y refleja tanto lo que estoy pasando !
    Te felicito ! es genial !
    Pasate a leerme cuando gustes !
    un beso

    ResponderEliminar
  3. Tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

    me respondes a munekitacat@gmail.com

    besos

    Catherine

    ResponderEliminar
  4. Mmmmm yo nunca me he enamorado, pero... he llegado a querer a una persona que se lo llevó, que me destrozó de la peor manera, pero hoy te puedo asegurar que después de lo que enteré lo encontré, lo sujetó muy fuerte, y todavía lo tengo acá conmigo.
    Ánimos, vas a encontrar a una persona que te llene, y que te lo devuelva.

    COMO ME GUSTAN TUS TEXTOSS!♥ hace mucho que no pasaba.

    ResponderEliminar

 

PROXIMA A TI Copyright © 2012 Design by Antonia Sundrani Vinte e poucos